lunes, 12 de diciembre de 2011

Carpe Diem

William Shakespeare decía: 
Me siento feliz, sabes por qué? Porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución, lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, por eso ámala, sé feliz y siempre sonríe. Antes de hablar, escucha. Antes de escribir, piensa. Antes de herir, siente. Antes de rendirte, intenta. Antes de morir, vive.
Y joder que si tenía razón...

5 comentarios:

  1. No conocía la cita (que inculta yo) pero me ha encantado. ¡Cuánta razón!

    ResponderEliminar
  2. Verdad ayer, hoy y mañana, buenísima entrada n.n

    ResponderEliminar
  3. Pero decirlo (o leerlo) es mucho más fácil que hacerlo ¿no?

    ResponderEliminar